lunes, 3 de diciembre de 2012

MI ÁRBOL DE NAVIDAD. 1era. parte



A medida que pasan los años en una familia, los árbolitos de Navidad cambian.

Acompañan el crecimiento de sus integrantes, se adecuan a sus gustos o sufren los altibajos económicos de cada hogar.

Además, cuenta la leyenda, que cada 7 años hay que cambiarlo.
Aunque no sé exactamente por qué...

También puede ocurrir que uno se aburra un poco del verde típico...
y del rojo...
y de las luces...
y de las bolitas doradas...
y de las guirnaldas azules...

Adivinen que me pasó a mí...???

¿¿Qué pensaron??
¿Que me había aburrido?
y si...

Así que mirando y mirando en Internet me topé con esta receta para hacer un árbol:

Ingredientes:
1- Una revista gruesa de hojas enceradas.
2- Dos manos.
3- Abrochadora.







Solamente hay que plegar las hojas (todas) 3 veces.

A medida que vas llegando a la mitad de la revista, quizás necesites un ganchito para sujetar las que están plegadas.




Al final se pliegan la tapa y la contratapa y se abrochan 2 o 3 veces.



Hasta acá, la tarea es más que monótona y aburrida.
Pero todo tiene su parte linda...
entonces llega la hora de la pintura.

Con témpera o acrílico blanco (o el color que te guste) se pintan los bordes de las hojas.





Se deja secar bien...
y otro día se adorna.
Esa parte la verás en una próxima entrada.

¿Te animás a hacerlo?

Contame...

Gracias por visitarme.
María.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...